Serie Collateral: Todos estamos conectados

Jaén, 23 de junio de 2018. La miniserie Collateral es una muestra más de que aunque en muchas ocasiones no somos conscientes, en realidad estamos equivocados cuando pensamos que controlamos lo que sucede a nuestro alrededor. Porque no estamos aislados, todos estamos conectados y lo que nos sucede afecta al resto.

Un asesinato que transmite un mensaje

Como decía, en la serie Collateral (Netflix, 2018) sucede algo así: todo comienza con el asesinato aleatorio de lo que parece sólo un joven repartidor de pizzas. Pronto notamos que es algo más y que los personajes están conectados de una manera sorprendente. La detective Kip Glaspie (Carey Mulligan) no se conforma con aceptar el asesinato como algo habitual en las calles del sur de Londres y comienza a preguntar con su compañero detective Nathan (Nathaniel Martello-White) a la responsable y compañeros de la pizzería, a la chica que recibió la pizza, a los presentes alrededor del lugar de los hechos y al resto de personas cercanas al fallecido. No tardamos mucho en descubrir que David Hare, guionista de Collateral, pretende que encontremos algo más detrás del asesinato del joven repartidor. Personalmente estoy convencido de que lo consigue.

Porque una vez más la ficción muestra situaciones cargadas de realidad: relaciones estropeadas que se sostienen dependiendo del dinero que se reciba, formas de distintas de valorar las relaciones homosexuales, la apariencia de que el poder no se ve afectado por la corrupción, siendo todo lo contrario... y cómo actúan las mafias en la llegada de refugiados a Europa, algo cada vez más cercano que valoramos de forma distinta dependiendo de cómo nos afecte directamente.

Todos estamos conectados

Podríamos pensar que Collateral muestra todas estas situaciones sólo para que las tengamos en cuenta en el desarrollo de la investigación del asesinato. Pero no, hay algo más. En esta miniserie se elige a personas de distinto estatus social y económico para hacer una crítica de lo que está pasando en Europa en relación a los temas de actualidad. Además del tema de la llegada de refugiados en el que todos deberíamos sentir nuestra parte de responsabilidad, me refiero al hecho de que existe un afán de reconocimiento, de poder y de dinero tanto en todos los estatus. Lo tiene una chica con pocos recursos que cuida a su mamá así como un responsable en el ejército y otro del MI5, (Servicio de Inteligencia del Reino Unido). Este afán es algo que juzgamos en los demás pero que, aunque no nos guste reconocerlo, viene de fábrica en el ser humano.

Todo esto aparece en Collateral mientras vemos cumplida la llamada "teoría de los seis grados de separación”: una hipótesis que intenta probar que cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios (conectando a ambas personas con sólo seis enlaces), algo que se ve representado en la popular frase “el mundo es un pañuelo”.

Esto es un hecho que descubrimos a los pocos minutos de estar viendo esta miniserie de Netflix. Porque formamos parte de otras personas, otras relaciones que, al ser imperfectas como somos todos los seres humanos, nos afectan más de lo que nos damos cuenta. Para bien y para mal.

La serie Collateral comienza con el asesinato de alguien que, aunque en principio no tiene más trascendencia desencadena en algo mucho más profundo que sirve de reflexión para muchas personas.

La muerte de uno lo transforma todo

Pero hoy quiero hablarte de alguien cuya muerte afecta a toda la humanidad. Dice la Biblia que “vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora Jesús os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo;” Colosenses 1:21-23

Es el efecto de la muerte y la posterior resurrección de Jesús que ofrece la posibilidad de restaurar una relación completamente rota con el Creador. Es una relación que necesitaba del sacrificio de uno, y éste debía ser perfecto. Así que Dios mismo se hizo hombre y murió como hombre en Jesús. Pero la muerte de Jesús no fue sólo una muerte más de alguien crucificado que afectaría a una familia y algunos pocos amigos. La muerte de Jesús tiene mucha más trascendencia.

Quisiera que todos los que leéis estas líneas pudieseis entenderlo y confiar en aquel que entregó su vida para que hoy podamos disfrutar de una relación completamente nueva con Dios, que nadie merece esta relación por sus propios esfuerzos pero que Jesús implicándose hasta la muerte, ofrece a todas las personas.

Abraham Sampedro
Escrito por Abraham Sampedro:

Ver sus 6 artículos

VIDEO RELACIONADO:



Entrelíneas: Página principal
Entrelíneas Televisión Serie Collateral

Escrito en Jaén por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 650 visitas. Puedes seguirle también en .

SELECCIÓN: +RECIENTES +VISITADOS +COMENTADOS +COMPARTIDOS


Escucha y descarga cientos de PODCASTS





¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?