Kidding: Una tragicómica introdución al sufrimiento de Jim Carey

Madrid, 10 de Marzo de 2019. “¡Hola niños! Bienvenidos a la hora de las marionetas de Mr. Pickles en el programa de hoy aprenderemos una lección sobre la amistad” -dice Jim Carey al presentarnos una serie de humor dramático, como la definen algunos, que poco tiene del humor y mucho de drama. El cómico canadiense ya nos tiene acostumbrados a ello.

La vida de Carey ha sido noticia por algunas de sus extrañas intervenciones. En el 2015 su exnovia Cathriona White se suicidó a los tres días de que su relación terminara. Tras un tiempo lejos de los platós de TV el 13 de Noviembre de 2014 apareció en el Late night de Jimmy Kimmel. Algunos calificaron sus comentarios de deprimentes y llenos de vagas referencias espirituales.

Los conspiracionistas de Internet encontraron reveladores sus denuncias contra los Illuminati mientras hacía gestos masones mezclados con las payasadas típicas del cómico: “Estoy enfermo y cansado de los secretos y de las mentiras- dijo Jim Carey en el programa de Kimmel- Este es el gesto de los Illuminati y tú eres parte de ellos (dijo refiriéndose al presentador). Desde hace años la gente de la televisión y del espectáculo ha sido manejada por el Gobierno para sacarte del camino, para distraerte, para hacerte reír, hacerte feliz y dócil y así no sepas lo que realmente está pasando”.

El vídeo está en Youtube y ha dado lugar a miles de post que ven en sus afirmaciones la evidencia de los temores conspiranoicos que las redes albergan, y de los que Carey parece beber. Prueba de ello es la militancia del cómico en el movimiento anti vacunas, denunciando al Gobierno por introducir tóxicos y poner en marcha intensivos programas de vacunación que producen autismo en los niños. Todo esto y otras cosas que he leído, me dan la impresión de que Carey es un hombre triste, angustiado y buscando sentido a su propio sufrimiento y vacío. Pero a diferencia del papel que interpreta en Kidding, el Carey de la vida real no siempre parece llevar la máscara de felicidad y paz Zen que lleva en la serie.

Kidding es una serie que se estrenó en el 2018 de la mano de SHOWTIME, su creador Dave Holstein es conocido por ser el escritor de la conocida “Weeds”. “Los niños saben que el cielo es azul, pero no qué hacer cuando se les cae encima” - dice Mr. Pickles. eff Pickles es una estrella de un programa infantil que ha influenciado a varias generaciones de niños con sus marionetas, sus canciones, y sus lecciones morales sobre la luz que hay dentro de nosotros.

El personaje de Mr. Pickles ha suplantado a Jeff, y muestra amor y sabiduría de una manera casi antinatural. Es capaz de escuchar durante horas a un niño, de responder cada una de las cartas de sus fans, o de pagar los gastos médicos y el alquiler del hombre que causó la muerte de uno de sus hijos en un accidente de tráfico. Pero toda esa fachada de paz y amor esconde un drama de proporciones gigantescas, el sufrimiento que Pickles esconde bajo un personaje que se ha construido, y del que sospecho que Jim Carey ha puesto mucho de sí mismo.

La misma sonrisa del actor canadiense muestra unos ojos tristes y una cara llena de arrugas propias de alguien cansado de sufrir. Haz un sencillo ejercicio, cuando veáis una foto reciente de Carey en Internet tapad con la mano la parte inferior de la cara: veréis unos ojos muy tristes, ahora tapad la parte superior de la cara: veréis una sonrisa agradable. Los paralelismos son demasiado evidentes como para no verlos, el cómico deprimido es muy semejante al espectador que busca en las risas unos minutos para escapar de la tristeza cotidiana.

“Kidding se trata de mantener las cosas a raya, cuando las cosas están saliéndose de control” explica Carey en la web que Showtime ha hecho para la serie. Desde el primer capítulo se mezcla la paz y las enseñanzas felices de famoso programa infantil de Jeff Pickels (Jim Carey) con el drama de su vida, un hombre divorciado cuya ex mujer tiene un nuevo amante y cuyos dolorosos secretos están bien enterrados. Si la serie fuera una composición musical, los contrastes cacofónicos serían la melodía.

Pero el drama de Jeff es mucho más profundo, se relaciona con un pasado insoportable, con culpas que aunque lleven tiempo atrás, y por las que busca una redención, quizás el presentador infantil haya aliviado el dolor de muchos niños, pero la culpa por el sufrimiento causado a otros sigue presente y no hay suficientes actos de bondad que puedan borrar el pasado.

Para algunos esta huida imaginativa hacia adelante podría ser heroica, pero para mí esconde un auténtico drama, el terror de mirar cara a cara nuestros miedos más profundos, aquellos de los que ni siquiera nos atrevemos a hablar. ¿Cómo podemos dejar de sufrir?, ¿cómo podemos seguir adelante con nuestras vidas cuando el drama nos ha golpeado?

Mr. Pickles es más que una personalidad construida para ocultar el dolor, es una filosofía de vida proyectada en capítulos en los que se enseña a los niños lecciones hermosas. Al principio de la serie Jeff desea hacer un programa para hablar de la muerte a los niños, Sebastian, su padre, el director ejecutivo del programa interpretado por Frank Langella se niega, y sólo le permite grabar el programa, pero nunca llega a emitirse. En el programa Mr. Pickles hablan de la muerte de un ser querido como perder un juguete o despedir a un amigo que se marcha lejos. Todos tenemos nuestro propio Mr. Pickles, lo hemos creado como un paraguas para la vida.

Inventamos mentiras para ocultar la realidad que no somos capaces de mirar cara a cara. Estamos en una posición tan difícil como la de un materialista dando un discurso en un Tanatorio, elaboramos palabras bonitas en las que no creemos, pensando que el lenguaje cambiará la realidad. Jesús en ningún momento infantilizó a sus seguidores ocultándoles la verdad tras cuentos. “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” Juan 16: 33. Preparó a sus discípulos para la realidad que les esperaba, a la vez que les aseguró que su victoria sobre la muerte y el mundo les daría la capacidad para seguir sus pasos.

Debemos reconocer que no tenemos la respuesta a todos los interrogantes que deja a su paso el sufrimiento. Nuestra seguridad no se basa en tener respuestas, sino en atravesar la oscuridad tomados de la mano de Aquel que venció a la muerte y ganó nuestro perdón. Podemos confiar en El que fue a la Cruz, enfrentando la maldad y la injusticia, sufriendo un castigo que no era el suyo, y triunfando sobre la muerte. Jesucristo no es un maestro que utiliza el lenguaje para enmascarar la realidad, sino que afrontó nuestra maldad en el juicio de la Cruz consiguiendo una victoria cósmica y cercana.

Julio Martínez
Escrito por Julio Martínez:

Ver sus 7 artículos

VIDEO RELACIONADO:


Entrelíneas: Página principal
Entrelíneas Televisión Kidding

Escrito en Madrid por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 660 visitas.

SELECCIÓN: +RECIENTES +VISITADOS +COMENTADOS +COMPARTIDOS






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar