El Ángel Exterminador: Buñuel y el fantasma de la libertad

Sevilla, 22 de mayo de 2018. Nacido en el seno de una familia respetada y estudiante sobresaliente de un instituto Jesuita, Luis Buñuel (1900-1983) conocía muy bien lo que una sonrisa piadosa y las buenas formas podían llegar a ocultar. Le fascinaba tanto este aspecto contradictorio del ser humano que en muchas de sus películas logró exponer el paripé moralista de la alta sociedad y la iglesia de forma cruda y brillante. El mejor ejemplo de ello puede que sea “El ángel exterminador” (1962), película del director turolense que el pasado 16 de mayo cumplía cincuenta y seis años. A través de este largometraje, Buñuel no sólo se ríe de nuestros intentos ridículos por aparentar ser lo que no somos, sino que también nos demuestra por medio del absurdo que la humanidad padece de “una epidemia que se extiende hasta el infinito”.

Tras el éxito de “Viridiana” (1961), el productor Gustavo Alatriste da carta blanca para que Luis Buñuel proyecte en la gran pantalla otro guión de su puño y letra: “Los náufragos de la calle Providencia”, la pesadilla del matrimonio Nobile y sus amigos esnobs que tras cenar en la mansión de la pareja después de una sesión de ópera, descubren con desconcierto que por alguna razón inexplicable son incapaces de abandonar el salón de los anfitriones. Transcurrido un periodo de tiempo indeterminado, los protagonistas de la historia van abandonando sus buenas formas y sucumben a toda clase de instintos y deseos.

Aunque la película se produce a principios de los sesenta, lo cierto es que la idea original surge durante los años en los que Buñuel reside en Nueva York, alrededor de 1940. Ya desde entonces no está muy seguro de que el título del film sea el más apropiado: “era un título largo y literario”, afirmaba el director. Por ello, cuando recuerda el nombre que José Bergamín quería ponerle a una obra teatral que este tenía en mente, habla con el madrileño y Bergamín le responde que no necesita pedirle permiso, ya que el título no es suyo, sino de La Biblia, del libro de Apocalipsis (9:11): “[El ángel exterminador] Es un título magnífico. Si voy por la calle y veo anunciado ese título, entro a ver el espectáculo.”

Con Producciones Alatriste en México, el director aragonés se siente más libre que nunca para dirigir, pero por otra parte, las limitaciones en el decorado, así como en el reparto, hacen que Buñuel lamente que el rodaje se haga en el país latinoamericano y no en Inglaterra, “un lugar donde verdaderamente existe un estilo de alta sociedad”. Para Buñuel era importante mostrar a la audiencia un espectáculo de pompa y elegancia que contrastase luego con la decadencia moral de los personajes al final de la historia. Al fin y al cabo, ese era el epicentro de El ángel exterminador. Como describe Agustín Sánchez en “Luis Buñuel” (Cátedra, 2004), en la película hacen “eclosión la idea de aislamiento y situación a la deriva”, convirtiéndola en un auténtico estudio del “desenmascaramiento de las relaciones sociales”.

En una serie de interesantes entrevistas a modo de conversación con Buñuel reunidas en el libro “Buñuel por Buñuel” (Plot, 1993), José de la Colina y Tomás Pérez Turrent analizan las ideas detrás de la filmografía del director. Al hablar de El ángel exterminador, Turrent le pregunta a Buñuel si se trata de una parábola de la condición humana, a lo que el director contesta afirmando que en realidad trata sobre “la condición burguesa”. Colina sugiere que Buñuel está idealizando al obrero y este parece rectificar de un modo curioso al decir que “lo que les ocurre a los invitados de Nobile es totalmente independiente de la clase social […] La agresividad no es exclusivamente burguesa o exclusivamente proletaria. Es innata a la condición humana” aunque “algunos psicólogos y antropólogos lo nieguen”. Tras estos comentarios, el director también comenta que le parece más interesante retratar el contraste “entre las formas exquisitas de los invitados de Nobile y la situación animal” a la que llegan. En un escenario de clase obrera, este contraste “sería más pobre, menos interesante”, según Buñuel.

Un elemento que subraya aún más las sensaciones de decadencia y hacinamiento de los personajes es el uso de escenas repetidas y la vuelta a la situación inicial al final de la película. El director aragonés tuvo que explicar varias veces que las secuencias repetidas eran intencionadas y no un error de edición. Buñuel creía que estas secuencias daban un efecto hipnótico que aportaba surrealismo a la situación de los protagonistas. Además, este aspecto técnico iba en consonancia con la idea de circularidad del relato (apoyando la idea de no poder escapar), donde al final vemos que el encierro se vuelve a producir, pero en esta ocasión en una iglesia con cientos de personas…

En El ángel exterminador todo parece sugerirnos que no hay manera de huir de esta condición de declive ¡Ni siquiera la religión puede ayudarnos! Como comenta Turrent, el encierro en el salón de los Nobile y en la iglesia nos apunta al “encierro moral y espiritual” de la humanidad. El mismo Buñuel parece estar de acuerdo en este punto: “la libertad es un fantasma […] Es un fantasma de niebla. El hombre lo persigue, cree atraparlo, y sólo le queda un poco de niebla en las manos.”

Esta descripción cruda y desgarradora de la naturaleza humana por parte de Buñuel desconcertaba e incomodaba a gran parte de la sociedad, incluyendo a muchos cristianos de la época que vieron en el cine buñuelano ideas anticlericales y anticristianas. Sin embargo, ¿no es acaso este “encierro”, esta “epidemia” de la que también se nos habla en el evangelio de Jesucristo? En el capítulo siete de la Epístola a los Romanos, el apóstol Pablo nos habla de una situación muy similar a la que nos describe El ángel exterminador: “Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. […] Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí” (19, 21) “¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” (24).

El evangelio nos demuestra que no somos distintos a los personajes de la calle Providencia… a pesar de los buenos modales, la liturgia religiosa o todo aquello que podamos hacer para escapar de nuestra condición humana, tarde o temprano sucumbiremos nuevamente a la realidad de ese mal en el que estamos atrapados y al que La Biblia llama pecado. A pesar de ello, en el cristianismo no sólo descubrimos que somos “esclavos” y estamos “atrapados”, sino que también hay posibilidad de libertad. No se trata de una libertad artificial como la que da una moral religiosa y de la que Buñuel y muchos de nosotros estamos hartos, sino de aquella que cambia verdaderamente el corazón de los hombres a través de la gracia y el perdón. Hablamos de la libertad en Cristo Jesús, quien pudiendo abandonarnos en nuestra propia espiral de fracaso moral, fue prendido y atado (Juan 18:12) para que quienes crean en su sacrificio, puedan conocerle y ser verdaderamente libres (Juan 8:36).

Dani Sazo
Escrito por Dani Sazo:

Ver sus 7 artículos

VIDEO RELACIONADO:



Entrelíneas: Página principal
Entrelíneas Cine El Ángel Exterminador

Escrito en Sevilla por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 902 visitas y 3 comentarios. Puedes seguirle también en .

SELECCIÓN: +RECIENTES +VISITADOS +COMENTADOS +COMPARTIDOS


Escucha y descarga cientos de PODCASTS



Comentario de David C.

"Excelente artículo, Dani. Una buena guía para entender el pensamiento de Buñuel, y una magnífica conclusió bíblica. Muchas gracias." (2018-05-24 13:27:32)



¿Quieres responder al comentario de David C. ?
Responde aquí a David C.


Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No




Comentario de freddy Rodriguez, .república bolivariana de Venezuela

"Me gusto mucho este breve pero alentador mensaje, Aleluyah amén muy buena entrada al texto y salida sencilla pero concreta" (2018-05-23 01:02:14)

Respuesta de Anonimo a freddy Rodriguez, .república bolivariana de Venezuela: "Esperamos que pronto deje de ser bolivariana" (2018-05-23 09:52:08)





¿Quieres responder al comentario de freddy Rodriguez, .república bolivariana de Venezuela ?
Responde aquí a freddy Rodriguez, .república bolivariana de Venezuela


Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?